domingo, 15 de julio de 2012

Ocultación de Júpiter por la Luna

El cielo siempre es maravilloso, pero en ocasiones es aun mas bonito. Este fue el caso de la madrugada del 15 de Julio de 2012. Esta noche la salida de la Luna traía un regalo muy especial.
 
Durante la espera miraba el cielo por la zona donde iba a aparecer la Luna. Se podían ver tímidamente las Pléyades ganando altura a medida que transcurrían os minutos. Poco a poco se iba acercando la hora y de repente, una intensa luz rojiza asomaba por el horizonte. Era la Luna que entraba en escena. Se veía totalmente deformada , colorada y borrosa, por estar tan cerca del horizonte, aun así saqué algunas fotos a foco primario del C8. Casi sin darme cuenta, a las 04:07 apareció el primero de los satélites de Júpiter por la parte no iluminada de la Luna, Europa  ,después le siguió su compañero Io al cabo de unos 3 minutos. La expectación era máxima, en poco tiempo aparecería el gigante Júpiter. Y eso fue lo que hizo. Aproximadamente 1 minuto y 40 segundos después comenzó a emerger el planeta Júpiter ganando brillo gradualmente hasta que salió completamente de detrás de la Luna. Eché un vistazo por el telescopio y por el visor de la cámara de fotos que estaba con el Celestron, pero no pude ver demasiados detalles, ya que estaba a poco mas de 3º de altura y la imagen se veía muy distorsionada, tanto de la Luna como del planeta Júpiter.
El espectáculo al contrario de lo que se podía pensar, no se había terminado, de echo comenzaba ahora. A las 04:16 emergió el satéliteganímedes y por último a las 04:20 apareció el último de los satélites, Calixto. estos 13 minutos que duró pasaron rapidísimo, casi ni me di cuenta. Lo mas bonito de ese rato fue ver como poco a poco iban saliendo los satélites que estaban ocultos así como el planeta Júpiter. También me gustó mucho poder ver lo grande que es en realidad el planeta al estar tan cerca de la Luna para usar como referencia y de la distancia a la que están los satélites de Júpiter y que normalmente no prestamos demasiada atención por falta de referencias de objetos conocidos. En este caso la Luna nos servía de "regla" para ver realmente cuanto se separan del planeta los satélites. Y eso que tampoco era la separación máxima de los satélites.
 
Mientras la Luna y Júpiter ascendían en el cielo, fui mirando por los telescopios la bonita conjunción y sacando fotos. Poco después de las 04:30 apareció muy cerca del horizonte un punto muy brillante, se trataba del planetaVenus, que se unía a la celebración. A partir de entonces a parte de mirar por los telescopios también saqué fotos de gran campo para retratar a todos los protagonistas de la noche.
La conjunción se veía cada vez mejor gracias a la altura que ganaban los cuerpos celestes y por telescopio la visión de la Luna y Júpiter era sublime. El cielo poco a poco iba adquiriendo el color azulado del crepúsculo y eso aumentaba la belleza del espectáculo.
 
Ya sea a simple vista, como con prismáticos, como con telescopio ha sido un amanecer de los mas bellos que recuerdo de toda mi vida. Ver al amanecer los planetas Júpiter y Venus brillando con fuerza cerca de una creciente Luna que nos muestra la Luz Cenicienta y acompañados por los cúmulos abierto de las Pléyades y las Híades, así como por la estrella Aldebarán, es un evento de extraordinaria belleza que no se repite todos los días.
A demás, como regalo adicional, al observar con prismáticos y telescopio, en el entorno de la conjunción también estaban el planeta enano Ceres y el asteroide Vesta, los cuales aparecen tímidamente en algunas de las fotos de larga exposición.
La pena de todo esto, es como siempre, que ninguna fotografía revela la belleza que ven nuestros ojos, a si que las fotos que muestro en la memoria de observación solamente se pueden utilizar como una vaga referencia que sirva para el recuerdo de los que pudimos disfrutar del evento en vivo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada